¿Cómo producir un documental o una película de bajo coste en Canarias?

Si esta es tu primera vez y por eso estás leyendo este post. Bienvenido a la locura de producir tus primeros documentales, aquí puedes encontrar las primeras pistas. Si ya eres un pro de la producción no seré de mucha ayuda. 

No existe una formula ganadora, ni un solo camino. Te puede pasar cualquier cosa durante le proceso, desde la gloria, hasta encontrarte con puertas cerradas allá donde vayas. Mi consejo es que no pares, que continúes hasta que una se abra. Por otro lado, tal vez tu proyecto no tenga salida, el apego no es buen compañero del documentalista productor. Si sospechas que es así, archiva tu proyecto y busca otro. Nivelar estos dos consejos es decisión tuya.

Voy a darte un ejemplo. Y vamos a seguir un camino coherente de financiación partiendo que vives y trabajas en Canarias.

Voy a dar por supuesto que como mínimo eres autónomo, y que en un momento tuviste la lucidez de darte de alta en el ICAA como productor independiente. Si pagas tus impuestos y no tienes deudas con las administraciones públicas y llevas al menos un año metido en esto, podemos empezar a cocinar este largo y pesado post juntos.

Lo primero que necesitarás será una idea de documental, una temática, tener cierto acceso privilegiado o saber lo suficiente del tema como para defenderlo en situaciones comprometidas. Si te metiste en esto del cine porque lo que te gustaba era hacer dirigir películas, es posible que no te guste todo lo que te voy a contar. 

Partimos que nadie te da una oportunidad y decides ir por tu riesgo y cuenta, vas a tener que estudiar mucho, sobre todo algo muy pesado que se llama LA LEY DEL CINE.

Si vas a ser el guionista de tu proyecto tendrás que registrarlo, te recomiendo que no le des muchas vueltas a esto y utilices este tipo de registros online para dejar constancia del mismo.  https://www.safecreative.org 

Si no eres el autor, el guionista va a tener que registrar la obra antes de nada y cederte a tí los derechos. Para esto necesitarás un contrato de cesión de derechos entre tu y el guionista.

¿Qué está pasando en este contrato? 

El guionista tiene unos derechos de autor, a priori intransferibles, le corresponde por ley una retribución por la exhibición de su obra. Pero su obra tiene unos derechos de explotación industrial, estos son los derechos que tú como productor estás comprando en tu contrato. La obra deja de ser propiedad del autor, es propiedad tuya, la puedes vender, destrozar o meter en una gaveta para siempre. La decisión es tuya. 

Ya eres dueño de algo, ahora hay que conseguir un porrón de dinero para ejecutarlo, vamos allá.

Antes de nada, vamos a plantearnos de dónde vamos a sacar el dinero para hacer el documental. Para esto hay un documento esencial en todo proyecto audiovisual que se llama plan de financiación. En un plan de financiación desglosamos las fuentes que nos van a dar dinero, las analizamos, las explicamos, las adornamos, pero sobre todo tienen que tener SENTIDO.

Nuestro documental imaginario se va a llamar La Isla de Plástico, y va a ser un documental sobre plásticos vertidos al mar.

Voy a hacer un esquema de un plan de financiación sencillo y coherente si vamos a producir nuestra película en Tenerife.

Patrocinio: 10%

Inversión propia 5%

Crowdfunding 1%

Capitalizaciones: 2%

Preventas 12%

Ayudas Públicas 70%

Ayudas Públicas. La madre del cordero, ahí dice que te vana a dar la friolera de 70.000€. 

Hay que estudiar para esto, y bastante. Tómatelo con calma. Lo primero que te recomiendo es que te leas la ley de subvenciones y ayudas públicas. Luego que leas la convocatoria del ICAA a las ayudas de producción audiovisual. Por ejemplo, en este caso no la vamos a pedir, pero esa ayuda es como el río de donde beben todas las ayudas al audiovisual de España. Tener los conceptos claros es primordial. 

Conseguir una ayuda tiene su cosa, lo más difícil es justificarla después. Y me refiero a la manera en que se tiene que documentar.

Antes de pedir cualquier ayuda lee como se hace la cuenta justificativa de la ayuda, sobre qué leyes se basa, lee las leyes, y entiende bien lo que puedes hacer y lo que no. 

Se te viene encima un camión, tienes que estar preparado. Una ayuda es fantástica cuando eres el director de una película y la ayuda se la dan al productor, pero cuando el productor eres tu, tienes una guillotina encima, cualquier error tu cabeza rodará por la plaza mayor. Pero no los cometerás si lees mucho y preguntas más. ¿A quién preguntar? Te recomiendo que no tortures siempre a la misma persona, por una cuestión humanitaria. El ICAA es un organismo público, tienes derecho a hacer uso de el. Llama, encuentra dos o tres “pobres víctimas” y pregúntales todo aquello que no entiendas.

Bueno, vamos a entrar en materia que nos queda tela.

En tu caso presumo que eres director nobel, eso significa que has sido, por ejemplo director de menos de dos largometrajes. Esto es muy buena noticia. Las ayudas al audiovisual no pueden ser mayores al 50% de tu presupuesto. Pero hay excepciones, y ser director nobel es una, otra es que tu producción sea una producción “difícil de producir” esto es un término algo subjetivo, te recomiendo que tires por tu intachable calidad de director nobel.  Ahora, una ayuda pública, o varias, pueden ser una fuente de financiación que te de el 75% del presupuesto de tu película ¡guau!

Eso te deja con la misión de conseguir el 25% por ciento, no está mal. Vamos a ver cómo.

Digamos que nuestra película cuesta 100.000€.

Tu primera misión será conseguir 10.000€ de patrocinios privados. El patrocinio es fantástico, no lo tienes que devolver, no tienes que dar muchas explicaciones de donde gastas el dinero y sirve como cemento de todo lo demás. Sin dinero nadie te va a dar nada. Esto se llamará “financiación asegurada”, sin financiación asegurada no hay ayudas, ni preventas. Conseguir 10.000€ no parece a priori algo muy complicado si tu proyecto es interesante. Busca empresas que tengan una política de colaboración con la cultura y vete sumando lo que puedas, 500€, 1000€, dales una contraprestación publicitaria, hazles la pelota y sé franco. Entre cuñados, amigos y primos seguro que puedes.

Ya tenemos 10.000€ metidos en una cuenta. Cada aportación que una empresa te hizo la hizo firmando un contrato de patrocinio. Con todos los contratos firmados ya tenemos un 10% de la película ¿A dónde vamos ahora?

Mi consejo es que aún es poco para una ayuda, pero tal vez no lo sea para una preventa. Acude a tu televisión autonómica. Las televisiones autonómicas tienen en sus estatutos la obligación de realizar preventas o coproducciones con productoras de sus comunidades. Si tu proyecto es bueno, no tengas miedo. La Televisión Canaria tiene varias convocatorias anuales donde un comité valora los proyectos para formalizar preventas.  Si te presentas con un dosier potente y tus contratos de patrocinio por un valor del 10% ya tienes una entrada interesante.

Tuviste suerte, a la Televisión le encantó tu proyecto y te firman una preventa por un 12% de tu presupuesto ¿Te dan el dinero para empezar tu película? No. Te lo darán, hablando rápido, cuando termines la película. 

Ya, lo sé, necesitas el dinero ahora, pero no desesperes, no pensemos ahora en dinero, piensa out of the box, mira qué cosa tan fantástica tienes: un contrato por valor del 12% de tu presupuesto, insisto, ¡guau! Esto significa que tienes el 22% de tu presupuesto y que ya tienes casi la totalidad de la financiación asegurada que estábamos buscando, que era un 25%. 

Vamos al lio.

Podemos pedir una ayuda del 75% de presupuesto, besar el santo y a rodar. Puedes.

Yo te recomiendo que no lo hagas, te recomiendo que diversifiques tu plan de financiación, para esto tenemos el refranero español: nunca pongas todos los huevos en la misma cesta. 

Busquemos otras posibles entradas de dinero y veamos qué pasa:

El tema del plástico es recurrente, está de moda y afecta a mucha gente, vamos a darle la oportunidad a todos aquellos que te siguen en tus redes sociales, y los que estén por venir, de colaborar en tu proyecto. Monta un crowdfunding. Hay muchas páginas, estúdialas bien y elige una en España, a la gente no le gusta pagar en dólares y cosas así. Hay mucha literatura de cómo encarar un crowfunding. Aplícate.

Resulta que has conseguido 1.000€, ya son mil euros menos que le pides al estado, no está mal. Sigue así.

Inversión Propia. Esto no te está sonando bien, lo sé. Pero es interesante que la inversión del productor esté detallada en la película y que sea una fuente de financiación ¡Ánimo!

Te rascaste el bolsillo y sacaste 5000€. Nada mal. Ya vamos por un 28% del presupuesto. ¡Nos hemos pasado del objetivo! Da lo mismo, sigue.

El ICAA te deja capitalizar hasta un 2% del presupuesto de tu película. Si tienes la oportunidad hazlo. Capitalizar es transformar servicios en “acciones” de una película. Es decir, si yo soy el director de fotografía, y voy a cobrar 10.000€ por mi trabajo porque soy muy bueno, y yo veo que el proyecto está bien armado y va a ser un éxito, le puedo proponer al productor ser parte del proyecto dejando de cobrar una parte de mi sueldo y eso luego se convierte en el porcentaje de propiedad sobre los beneficios. 

Pregunta entre tu equipo. 

Con esto ya tenemos el 30%.

Si crees que tienes más fuentes de financiación sigue adelante. Si te quedaste aquí vamos a las ayudas públicas.

Vamos a saltarnos qué es un desarrollo, y las posibles ayudas. Pongamos que con el dinero de tu patrocinio pagaste tu desarrollo y ya tienes el proyecto casi listo para rodar.

El gobierno de Canarias tiene una ayuda a la producción de proyectos audiovisuales, son primas hermanas de las del ICAA ¡bien! ya te estudiaste esas ayudas a tope y seguro que ahora vas a entender las del Gobierno de Canarias. Si no es así, busca el organismo que las promueve y pregúntales tus dudas, pero no los tortures por favor, busca antes respuestas en los rincones de las bases y lee detenidamente todo, de una manera u otra está casi todo ahí, lo que no entiendas lo harás si te estudias las leyes del cine y la ley de reconocimientos de gasto.

A esta ayuda, podrías presentarte ya con un 30% de financiación asegurada y un contrato de difusión en una televisión ¡PERFECTO!

¿Les pedimos el 70%? Podrías ¿Pero si no te la dan? 

Pedir el 70% significa que no puedes pedir más ayudas publicas para tu proyecto, que te la juegas a una carta. 

Si solo tuviésemos una ayuda no habría dudas, a la piscina y que sea lo que Dios quiera. Pero existe la ayuda del Cabildo de Tenerife, que la suele gestionar el TEA. Una ayuda de precio fijo, 30.000€.

Mi consejo es que optes por las dos. Resta 30.000€ al 70% y lo que te queda es lo que le pides al Gobierno de Canarias.

Busca un buen contable, una buena asesoría fiscal y sé muy ordenado con las facturas, no hagas trampas, estudia bien las leyes para que tengas claro qué computa como gasto y qué no. 

A esperar.

Ahora, imagina que te dan una solo de las ayudas. Te tocaría exprimir esa cabeza para conseguir otra fuente de financiación. O tal vez esperar al año que viene. En cualquier caso, ahora sabes unas bastante sobre como buscar financiación.

Espero haberte dado unas pistas iniciales. Recuerda que esto es un ejemplo de plan de financiación y que hay muchos. Existen ayudas como Ibermedia, Media, ICAA, coproducciones, preventas internacionales, preventas a distribuidoras, coproducciones con canales de televisión etc. Etc. Y etc.

Eduardo Cubillo 

Productor y director de cine documental.

Comparta sus opiniones

Abrir chat
¿Te ayudamos?
Powered by